Se termina el curso

Pues sí, cuando menos lo esperas llega la última semana de Mayo y te encuentras con que el curso está a punto de acabar. Y casi sin quererlo me encuentro con la realidad: se acaba un año extraño.

Comencé en la Pontificia de Salamanca y termino en la Europea de Madrid. He pasado de la Facultad de Informática a la Facultad de Económicas, Derecho y Empresariales. He dejado de impartir asignaturas que me han acompañado durante años como “Sistema Logístico Integrado” o “Control de Gestión” para centrarme en “Sistemas de Información”, “Gestión del Conocimiento” y “Comercio Electrónico”. He salido de una universidad confesional y me he integrado en una laica. He dejado de tirarme de los pelos para aparcar en la Ciudad Universitaria a tener parking a 40 kilómetros de mi casa. Cambios, muchos. Aunque hay algo que no cambia: la sensación de que podía haberlo hecho mejor. De que tal vez debiera haber tocado otros temas. De que no he sido lo suficientemente duro o estricto. De que les echaré de menos.

Sí, es curiosa la relación que se genera con los alumnos. Hay días en los que lo que menos apetece es ponerse delante de ellos y contarles cosas, motivarles para que lean, ilusionarles con lo que a ti te enloquece, entretenerles, divertirles, crearles dudas y también certezas y al mismo tiempo lograr que en su cabeza quede algo que sean capaz de recordar más allá del tiempo que tardan en llegar a la cafetería. Pero igualmente son una droga. Cuando el curso llega a su final no dejas de sentir un cierto vacío. Una pena por los chicos y chicas que a partir de ahora te saludarán fugazmente cuando les veas en los pasillos de la facultad y cada vez quedarán más difuminadas sus caras y sus nombres en una memoria que acumula promociones y promociones de alumnos.

Todavía quedan semanas hasta las vacaciones. E incluso una asignatura que prácticamente acaba de empezar. Y Masters. Y Cursos de formación continua. Trabajo, en definitiva, que no oculta la desazón y, también, no me engaño, la satisfacción de haber cerrado un curso más, una etapa más…

Un comentario

  • Hola Fernando. Curioso año sí!. Seguro que lo has hecho bien, si has tenido la sensación de que podias haberlo hecho mejor eso quiere decir que sigues siendo crítico contigo mismo y eso es el mejor indicativo de que no te estas estancando….
    Por mi parte deje la ponti hace ya varios años y como a ti este año empecé el curso en una empresa, lo estoy terminando en otra y empezaré el próximo curso en otra.
    Habrá que saber adaptarse. […Porque esto es un cambio continuo…]
    Un saludo, y suerte en tu nueva etapa.
    Nacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *