#Manifiesto No me Gusta

#MANIFIESTO NO ME GUSTA

1. No me gusta la Sra. Sinde. Creo que su nombramiento fue uno de los errores más estúpidos que ha podido tener el Gobierno en esta legislatura. Nadie, salvo su camarilla cercana y lobby adocenado, entendió que una cineasta mediocre y con intereses públicos y notorios en un sector que vive de mendigar la caridad pública pasase a tener una cartera ministerial, que incluso uno se plantea permanentemente si realmente es necesaria.

2. No me gusta la SGAE ni la mayoría de lobbys del estilo de la Coalición de Creadores o similares. Reductos caducos de una industria que se niega a evolucionar, que luchan contra su desaparición irremediable mintiendo de forma torticera, presionando y usando tácticas que recuerdan sospechosamente a los comportamientos más mafiosos y que velan tan solo por los intereses de unos pocos, engañando y chantajeando intelectualmente mientras olvidan a los miles de creadores que les repudian diariamente.

3. No me gusta que me santifiquen los Derechos de Autor. Y que lo mezclen de forma demagógica con la Propiedad Intelectual. Esto que escribo es de mi propiedad, cualquiera puede hacer con ello lo que quiera, y esa propiedad es irrenunciable. Pero de ahí a querer cobrar por ello… El mundo ha cambiado, los modelos de negocio y la forma de vivir de lo que hacemos o creamos, también. Pero para algunos, muy influyentes, eso no parece importar.

4. No me gusta que me engañen con la música. Diciendo barbaridades del estilo de “Si seguimos así, la música acabará dentro de cinco años”. Semejante ridiculez no debería tener ni tan siquiera cabida en una conversación de barra de bar tras una noche tortuosa. Pero que quién la lanza y los que la suscriben aparezcan como el culmen de la intelectualidad de este país explica perfectamente lo que somos en el “concierto” internacional y el pie del que cojean sus palmeros de algún medio de “comunicación”.

5. No me gusta que me la “cuelen de rondón” como si fuera imbécil. Que cuando nos estamos jugando tanto en la economía, en un momento en el que plantearse el desarrollo sostenible y el cambio de modelo económico no debería ni generar debate por lo obvio que resulta, se mezclen churras con merinas en un anteproyecto de ley que debería estar pensada para algo más importante, no para dar cabida a una inmensa sarta de disparates infames.

6. No me gusta que en aras de proteger a “los más débiles” se proteja a los de siempre. Que existan páginas en las que la pederastia más atroz se muestre sin pudor, que sean conocidas y permanezcan públicas durante semanas, mientras que la obsesión de la protección de derechos se enfoque en un tracker de ficheros P2P que tiene cuatro banners en su página. Me importa un bledo si gana pasta o no. Lo que no parece importar son los miles de fotos de niños violados expuestos en redes supuestamente “dentro del sistema”.

7. No me gusta que solo se hable de Internet, de los blogs o de Twitter para mostrar el folklorismo de una protesta que no dejará de ser una tormenta en un dedal de agua. “Los Internautas indignados…” ¿Qué es “un Internauta”?  ¿La mitad de la población de nuestro país? ¿Los ciberactivistas? ¿Los posadolescentes de Tuenti? ¿Los que bajan toneladas de discos para luego preguntar qué canción oír de tal o cuál grupo? ¿Los que trabajan por la integración de los discapacitados en un entorno cada vez más tecnológico? ¿Quiénes?

8. No me gusta tener que firmar manifiestos sin participar en su escritura. Ni sin tener claro quién está detrás. Ni que mi apoyo a razones con las que puedo estar de acuerdo sea luego utilizado por aquellos con los que no suelo estar de acuerdo como colchón de supervivencia de su falta de ideas, o peor aun, contra mi mismo.

9. No me gusta que haya “expertos en Internet” que de pronto se conviertan en representantes de “los Internautas”. La sublime estulticia de este país hace que un gobierno se siente en un ministerio con cuatro gurús mediáticos. Algo tan absolutamente nefasto para una democracia representativa como ridículo desde el punto de vista de la acción política. Que un ministro/a acepte “negociar” con alguien que solo representa sus intereses y los de los comentarios o los @replies de Twitter es tan surrealista que, de no ser porque sé que ha ocurrido pensaría que era una broma similar a la de los gatitos bonsai.

10. Finalmente, no me gusta  ese anteproyecto, ni quiénes están detrás, ni la “Comisión de Propiedad Intelectual”, nueva policía del pensamiento, ni los que lo defienden políticamente, ni quienes se suman al carro de ponerse beligerantes “porque toca”, ni que, en definitiva, tenga que seguir avergonzándome cada vez que a un político-medio de comunicación-actor social se le ocurre abrir la boca para hablar de “eso de la Internés”…

12 comentarios

  • Pingback: Twitter Trackbacks for INFOCONOCIMIENTO. El Blog de Fernando Checa, INFOCONOCIMIENTO. El Blog de Fernando Checa [infoconocimiento.com] on Topsy.com

  • Pero si no te gusta todo esto y no te gusta que nos representen unos “expertos de Internet” en la reunión de hoy, ¿serás de los primeros en manifestarte en la calle? ¿Te has planteado hacer algo para intentar frenar esta ley? Si nadie da la cara, asi estamos, hacen con nosotros lo que les da la gana

  • Pingback: El nuevo manifiesto 'No me gusta'

  • Hombre, estoy de acuerdo con muchas de las cosas q dices, pero otras chirrían (a mi modo de entender). Es evidente q no a todos les va a gustar los ‘representantes’ q han ido ala reunión (aunq ellos mismos han reconocido no representar a nadie), pero yo los considero una buena representación, no de nosotros, sino de nuestros intereses en todo esto, q comparten como ha qedado demostrado. Cada uno tenemos nuestros propios mejores candidatos, pero la otra alternativa habría sido montar una votación -con censo inclusive?- q se podría haber demorado bastante tiempo. Ídem si tenemos q participar todos los interesados -por no decir ‘internautas, q como tú bien has dicho, somos todos- en la elaboración de tal manifiesto. Así q por mi parte no me ha parecido mal todo lo q ha ocurrido desde ayer a hoy.

  • Estoy de acuerdo en la mayoría de las cosas, pero no en lo de que “no me gusta que me representen…”, porque parece que ellos se han erigido como nuestros representantes y no es así, es el gobierno quien los ha llamado, ellos en ningún momento se han ofrecido. Si han ido es por defender los derechos civiles como cualquier persona con dos dedos de frente haría. Creo que este momento es clave en la libertad de expresión y todo apoyo y unión es poco, y creo que ellos representan bastante bien lo que quieren los internautas.

  • Sandra, hacen con nosotros los que les da la gana. Siempre lo han hecho. Y sí me planteo qué hacer para frenar la ley, seguir diciendo lo que creo y utilizar mi voto en el momento en el que tenga que hacerlo. ¿Lo lograré? Me temo que no. ¿Lo logrará el salir a la calle? Me temo que tampoco. ¿Pesimista? Absolutamente…

    Agu2v, me parece interesante que se haya creado “ese ruido” pero absurda la forma de actuar del Ministerio (como siempre). No se puede plantear políticamente sentarse a no se sabe qué con cuatro personas simplemente porque de vez en cuando aparecen en la prensa hablando de la Red. Por supuesto no es factible montar una democracia en Internet, y mucho menos una asamblea. Ha sido rápido, de acuerdo, pero casi tan rápido como su desaparición…

    Borja, no me importa que me representen, pero dentro del marco en el que me muevo. Lo que no me gusta es que el gobierno sea el que decida quién me representa, por mucho que pueda estar de acuerdo con alguno de ellos… La SGAE que tanto odiamos es la representante de los músicos. La que “dicen” tiene esa representación. Y mientras hay miles de músicos que la repudian y se tiran de los pelos por ser “representados” por alguien que ellos no han pedido (simplemente es un símil…)

    Gracias por los comentarios,

    Abrazos

  • Amén.

    Se lo robo, siempre citando fuentes, señor.

    Completamente de acuerdo contigo 🙂

  • Luis Jaime Gómez (@etham)

    Amen… tampoco me gustan.
    Creo que siguen subestimando a la sociedad que actualmente está a punto de saltar… creo que tienen miedo… creo que esto que vivimos son los últimos coletazos de una resistencia al cambio, de un “querer” seguir controlando… de una persistente y caduca sociedad basada en modelos evolucionados de estados feudales anteriores y rancias… la sociedad de hoy piensa, crea y evoluciona, pensando por si mismos… pierden el control y sólo les queda el miedo… infundir miedo… crear falsos mitos… buscar el “divide y vencerás”… buscar el ataque de los egos eligiendo a unos y no a otros… buscando representantes que sean encontrados….

    Pero, esto está a punto de acabarse, esto va a cambiar, quieran o no… hay una revolución que está a punto de estallar, silenciosa, pacífica… hay un cambio que se avecina y no van a poder hacer nada…. somo más, pensamos mas rapido y tenemos la palabra como arma…. nuestra palabra que decir.

  • Pingback: Internet, derechos de autor, libertad de expresión… y Sinde

  • Fernando, me ha gustado mucho casi todo lo que has escrito. Tras una lectura rápida, sólo disiento en lo de la representación y en lo de «tener que firmar manifiestos sin participar en su escritura».

    De hecho yo publiqué un manifiesto muy ligeramente distinto para representarme a mí mismo, como hicieron los cuarenta que cooperaron para redactar la primera versión. ¿Será que los ingenieros estamos muy acostumbrados a trabajar con distintas versiones de las especificaciones, planos, presupuestos, programas informáticos, etc.?

  • Qué tal?. En primer lugar, quisiera decir que he quedado maravillado con la información que ofreces. Estoy sorprendido. Me gusta mucho tu estilo de escritura. Debo decir que no estoy de acuerdo al 100% con lo que dices pero respeto tu opinión y seguiré visitando tu blog para leerte. Un gran saludo y ojalá sigas posteando más información.

  • Muchas gracias por tu comentario, Fórmula. Será un placer tenerte por aquí 🙂

    Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *